Un regalo de boda muy solidario

virgen-de-la-luz

Un regalo de boda muy solidario

Nuestro compañero, Pablo Melgarejo, trabaja en el departamento comercial del Grupo Pikolinos. En abril del presente año contrajo matrimonio con su mujer María. Para su boda, en vez de hacer el típico regalo a sus invitados, decidieron invertir ese dinero en una buena causa: en el Colegio Virgen de la Luz. Tan buena fue la experiencia que han querido compartirla con nosotros.

“Siempre hemos pensado que los regalos tontos de las bodas acaban en la basura o peor, olvidados en un cajón! Nosotros, queríamos hacer algo útil que no quedara en el olvido, no sabíamos muy bien a quién podíamos ayudar. Entonces, gracias a la fundación Juan Perán – Pikolinos llegamos hasta el colegio virgen de La Luz, un lugar mágico y como su nombre dice, lleno de luz. Tuvimos la suerte de pasar una mañana con ell@s! Allí, dicen, que es donde van los que son especiales, y tanto que lo son! Personas que disfrutan de su trabajo diario aunque a veces, sea difícil, y poco a poco van consiguiendo mejorar porque sobre todo, son luchadores/as! Felices porque van a la playa de excursión o porque están preparando una súper fiesta para despedir el curso, y echarán de menos a sus compañeros y sus “ángeles de la guarda” o profesionales del centro, que cuidan de ellos y les dan amor puro! Salimos de allí pensando, ¿en serio ellos son los “diferentes”? Tienen la suerte de apreciar cada minuto y cada gesto que se les da, son felices a pesar de las dificultades que tienen día a día. Yo creo que es al revés, tenemos demasiado que aprender de estos chic@s!

PD: Cuando las palabras faltan, la música habla!

Pablo & María”