26 de octubre, día del daño cerebral adquirido

dano-cerebral-adquirido-fundacion-juan-peran

26 de octubre, día del daño cerebral adquirido

El Daño Cerebral Adquirido se basa en diversas afectaciones en las estructuras encefálicas en personas que, habiendo nacido sin ningún tipo de lesión cerebral, se produce a lo largo de su vida pudiendo afectar lesiones cerebrales que llevan a una afectación del funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y/o físico.

En España existe un gran número de personas afectadas por esta patología, se estiman alrededor de 400.000. La duración, la gravedad y la variedad de las secuelas convierten a esta lesión en un problema sanitario de primera magnitud, representando la principal causa de discapacidad en las personas adultas en los países desarrollados.

Entre las posibles causas que pueden provocar en daño cerebral adquirido podemos encontrar las siguientes:

• Traumatismo craneoencefálico: es la lesión del cerebro por un trauma o golpe. Las causas más frecuentes son accidentes de tráfico (el 80% de los casos), laborales y deportivos.
• Ictus: los accidentes cerebro vasculares son lesiones derivadas de una interrupción del sistema de riego sanguíneo del cerebro, como las embolias y trombosis, o las hemorragias cerebrales, incluyendo ruptura de aneurismas, o malformaciones de las venas y arterias que riegan el cerebro.
• Anoxias o hipoxias: es la ausencia o pobre oxigenación del cerebro durante un tiempo determinado, lo que provoca la muerte neuronal de parte del tejido cerebral.
• Tumores cerebrales: tanto el propio tumor como los procedimientos orientados a su eliminación (cirugía, radiación) causan daños importantes en el tejido cerebral circundante.
• Otras causas: iencefalitis de diversas etiologías, que pueden ser consecuencia de procesos infecciosos, víricos, o de envenenamiento por tóxicos.

En definitiva, el DCA es la consecuencia de una lesión que produce un menoscabo en la salud y en la calidad de vida

La Fundación Juan Perán – Pikolinos también está sensibilizada con el Daño Cerebral Adquirido colaborando con ADACEA con su programa “Creciendo juntos”. Se trata de un Proyecto de intervención psicosocial con menores afectados por DCAI, entre 6 y 21 años de edad, que gracias a la colaboración de la Fundación Pascual Ros, da forma y se consolida año tras año destinando nuestras acciones a los menores, favoreciendo su inclusión social y protegiendo una infancia feliz y normalizada, que en ocasiones se ve truncada por las secuelas del daño cerebral.