ASPALI nos presenta el Proyecto Sheldon

69783341_2480179818716036_8577943481396232192_o

ASPALI nos presenta el Proyecto Sheldon

La Asociación de Asperger y TEA de Alicante (ASPALI) nos presenta su Proyecto Sheldon, dirigido a centros educativos de primaria y secundaria. Se marcan como objetivo dar a conocer el trastorno de Espectro Autista – Síndrome de Asperger.

Este programa se basan en reuniones con los docentes en los centros educativos para informar sobre el síndrome de asperger y sobre las pautas de intervención adecuadas para mejorar su integración en el entorno escolar, atendiendo a los aspectos académicos, sociales y conductuales.

Por otra parte, también se tienen sesiones con el alumnado para facilitar la integración social. En función de las características y necesidades del alumnado y del centro en particular, se ponen en marcha distintas estrategias: actividades dirigidas a comprender y valorar las diferencias individuales, proyección de videos para enseñar qué significa tener S.A. y dinámicas para fomentar que los alumnos aprendan como ayudar a su compañero.

El síndrome de asperger puede ser difícil de diagnosticar puesto que se puede presentar de diferentes formas. Algunos niños o niñas con Asperger tienen un extenso vocabulario y una gran facilidad para aprender aquellas cosas que realmente les interesa. En cambio, para las que no, tienen mayores dificultades. Sin embargo, en lo que hace referencia a las relaciones sociales, presentan una mayor dificultad, como consecuencia, tienen dificultades para entender el lenguaje no verbal de los demás, “leer entre líneas” y manejarse de forma adecuada entre sus iguales adolescentes, por lo que tienden a aislarse.

También se debe tener en cuenta que ningún caso de asperger se presentan igual en cada caso, ya que influyen varios factores como  su personalidad, su inteligencia, sus áreas de interés (que pueden ir desde los dinosaurios, los trenes o los ordenadores hasta la música, las ciencias o la astronomía), el contexto familiar, educativo y social que le rodea, la presencia de sintomatología añadida (como ansiedad u obsesiones), o la intervención que ha recibido a lo largo de su vida.