Las señales invisibles del parkinson en su día mundial

fundacion_rrss_parkinson___mesa-de-trabajo-1

Las señales invisibles del parkinson en su día mundial

En 1997 la Organización Mundial de la Salud declaró el 11 de abril Día Mundial del Párkinson en conmemoración del aniversario de James Parkinson, doctor británico que describió por primera vez la enfermedad. En la actualidad, afecta a 160.000 personas en España y a más de 7 millones de personas en todo el mundo, siendo una de cada cinco personas afectadas menor de 50 años. En Elche y comarca se estima que hayan cerca de unas 2.000 personas con párkinson.

Para este año 2020, la Federación Española de Parkinson, ha lanzado una campaña de concienciación llamada Las Señales Invisibles. En ella pretenden emular unos  de los síntomas de esta enfermedad como es la desaparición de algunas letras al leer, por eso, más de 100 empresas han quitado alguna letra a su logotipo o de sus publicaciones. Esta es algunas de las señales que nos pueden decir que una persona está enferma de párkinson, con lo que cualquier persona que intente leer algo faltándole alguna letra se puede poner en la piel de una persona con pákinson.

Existen otras señales invisibles del pákinson como son:

  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos afectivos.
  • Depresión.
  • Problemas para tragar.
  • Alteraciones visuales.

 

En sentido contrario, el párkinson tiene síntoma que son fáciles de percibir a primera vista. El más común es el temblor, pero también existen otros como: alteraciones del habla, rigidez facial o alteraciones de la escritura.

La Fundación Juan Perán – Pikolinos colabora con la Asociación Parkinson Elche mediante el proyecto de “Atención integral a personas afectadas de párkinson y familiares”.     Además del tratamiento farmacológico, existen terapias rehabilitadoras dirigidas a mitigar las consecuencias derivadas de los mismos. Su éxito se basa en su aplicación precoz y mantenida a lo largo de la vida del paciente. El objetivo de estas terapias es conseguir una mayor autonomía e independencia de la persona, con una adecuada realización de las actividades básicas de la vida diaria.