25 de noviembre, día internacional de erradicación de la violencia contra la mujer

fundacion_rrss_instagram_diacontraviolenciamujer_

25 de noviembre, día internacional de erradicación de la violencia contra la mujer

Cada 25 de noviembre desde 1993 se celebra el Día Contra la Violencia Contra la Mujer gracias a la aprobación de la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, define la violencia contra la mujer como “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Desde que se desató el brote de COVID-19, los nuevos datos e informes que presentan quienes están en primera línea revelan que se ha intensificado todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo, la violencia en el hogar.

Es la pandemia en la sombra que crece en medio de la crisis de la COVID-19 y necesitamos un esfuerzo colectivo general para detenerla. Dado que los casos de COVID-19 siguen sobrecargando los servicios de salud, los servicios esenciales –como los refugios y las líneas de atención en los que se atiende a quienes padecen violencia en el hogar– han alcanzado el límite de su capacidad. Es preciso redoblar los esfuerzos para que enfrentar la violencia contra las mujeres pase a ser una prioridad en las medidas de recuperación y respuesta a la COVID-19.

En el mundo, muchas mujeres, desgraciadamente pueden sufrir algún tipo de violencia. Sobre todo, aquellas que pertenecen a siguientes colectivos: las mujeres que se identifican como lesbianas, bisexuales, transgénero o intersex, las migrantes y refugiadas, las de pueblos indígenas o minorías étnicas, o mujeres y niñas que viven con el VIH y discapacidades, y aquellas en crisis humanitarias.

Desde la Fundación Juan Perán – Pikolinos se colabora con diversas entidades en beneficio de las mujeres y niñas que sufren algún tipo de violencia como con la Asociación Isabela que tiene un programa dirigido a menores víctimas de cualquier tipo de violencia, con acciones personalizadas hacia las mujeres víctimas de maltrato y a los menores en la misma situación.

También con Asociación de Acogida al Niño y a la Mujer Amaya Gómez (ANMAG) colaborando a través de su proyecto integral de acogida al niño y a la mujer en riesgo de exclusión social cuyo objetivo es combatir la pobreza y la exclusión social infantil y familiar, cubriendo las necesidades básicas formativas y nutricionales de menores de edad en desarrollo, erradicando la analfabetización y el absentismo escolar y familiar e implicación familiar en el proceso educativo.