Colaboramos con el programa de empleo de Proyecto Lázaro

274106341_5152179971514739_6262102329696747321_n

Colaboramos con el programa de empleo de Proyecto Lázaro

El proyecto Lázaro cuenta con una larga trayectoria en la provincia de Alicante, trabajando por la inserción sociolaboral de personas en riesgo de exclusión social. Ofrecen un empleo a las personas participantes del programa, facilitando herramientas de mejora de habilidades sociales y de búsqueda de empleo.

La Fundación Juan Perán – Pikolinos ha firmado un nuevo convenio de colaboración para seguir construyendo un modelo de trabajo que busca el desarrollo de las competencias profesionales y personales. Beneficiando a 18 personas en total: Mujeres, mayores de 45 años, provenientes la vivienda tutelada, sin apoyo económico familiar, víctimas de malos tratos, más de dos años desempleadas, con cotización menor de 180 días, con algún tipo de enfermedad que les limite laboralmente, con menores a cargo y/o han tenido problemas de salud mental.

Con este programa, se facilita el acceso al empleo de las personas que estén en exclusión social, y por ello, a aquellas que tienen más dificultades a la hora de encontrar un empleo.  A través de sus tiendas de segunda mano, la ciudadanía puede optar por tener ropa de una manera digna y económica.

Con este convenio se contribuye a la Agenda 2030 con los ODS: 1. Fin de la pobreza: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo; 2. Hambre cero: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible; 8. Trabajo decente y crecimiento económico: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos; 10. Reducción de las desigualdades: Reducir la desigualdad en y entre los países; 11. Ciudades y comunidades sostenibles: Lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles; 12. Producción y consumos responsables: Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles.

Gracias a la posibilidad de tener un empleo estable, se incrementa su autoestima al verse capaz de sostenerse de manera independiente por ellas mismas, eso conlleva que la autoimagen de la persona trabajadora también se modifique y deje de verse como la sociedad le ha denominado pobre.